jueves, junio 24, 2021
InicioInformación útil5 consejos claves para negociar un buen contrato

5 consejos claves para negociar un buen contrato

Logra negociar como un profesional un óptimo contrato de adquisición venta o bien de otro tipo, no te dejes liar por los expertos, prosigue estos consejos y conocerás que no terminas firmando lo primero que te proponen, que sabes negociar y que en el final se llegue a un óptimo acuerdo.

Contenidos de la página

1.- Que no te lleven al mar de núpuros

Un truco que emplean bastante gente en el momento en que están negociando es achicar todo a núpuros, de esa forma siempre hallan los datos que les atraen exhibir y llevar a cabo ver que lo que te proponen para firmar es una buenísima opción, donde enigmáticamente sales ganando y que lo que vas a firmar es un enorme acuerdo.

Pertence a las formas pero fáciles de centrar una negociación para llegar a un convenio. Los comerciantes lo saben de ahí que siempre procuran centrar la negociación sobre núpuros o bien proporciones. Así descarta otras caracteristicas también importantes en el momento de negociar.

Comunmente a la gente, en el momento en que les ponen cantidades o bien datos por enfrente, se olvidan de otros valores a tomar en cuenta en el momento de firmar un contrato, y uy unicamente se centran en los núpuros que tienen frente sus ojos, y claro, esto lo sabe el vendedor, exponiendo siempre los datos gancho que saben que te harán doblegarte y firmar el contrato que te ponen por enfrente.

Primer consejo, no caigas en este error, deja el análisis de datos para el desenlace, no solicites cantidades, inclusive tómate el respiro de decir: «mándamelas por correo electrónico».  Esta reacción no se la aguardará el vendedor, y de ahí que al hacerla le dejarás sin armas de ataque, ya que la mayoria de las veces se organizan con un armamento de datos.

En caso de que seas tú la parte vendedora, ya conoces, centra toda la negociación sobre los datos que más te interesen, muéstralos rápidamente y deja que todo se mueva sobre esos núpuros tan atractivos.

2.- Haz cuestiones sobre sentimientos

Cuando ahora has eliminado el arma de ataque de la otra sección con los núpuros, empieza a llevar a cabo cuestiones que no se aguarden, que simulen inclusive algo extrañas.

Ciertos ejemplos: ¿Le adquirirías esto a tus hijos? ¿Piensas que es buena adquisición para llevarla en el coche? ¿Piensas que mi abuela podría manejarla?.

Estas cuestiones tienen una doble ocupación, primero asombrar a la otra sección con cuestiones que no tenía lista, por lo cual tendrá que contestar sinceramente, y segundo sacar una información muy importante que la otra sección no te quería ofrecer.

Por poner un ejemplo, si le has cuestionado si tu abuela puede emplearlo, te contestará con puntos fundamental sobre la contrariedad de empleo del bien que deseas adquirir.

Piensa en cuestiones que sin ser directas te tienen la posibilidad de ofrecer la información que precisas para comprender si el valor que firmas en el contrato es el correcto. 

Otro ejemplo sobre estas cuestiones:

En lugar de preguntar por el valor de una cosa novedosa, si las estas comprando de segunda mano, porque esta respuesta la tendrá dispuesta para que te des cuenta de lo económica que te la vende, ejecuta esta clase de pregunta: «Dime ciertos modelos de la rivalidad que se simulen a este».

Las respuestas serán numerosos modelos, y podrás llevar a cabo una media de valor real de primera mano de lo que deseas adquirir. Así sabrás enserio lo que te estás economizando al adquirirlo en segunda mano y si enserio merece firmar ese contrato.

3.- Piensa en voz alta

Haz siempre tus medites compartidas, no las ocultes, esto hará que la otra persona intente aclararlas y sí puede agradar lo máximo viable para llegar a un convenio.

Tienes que exagerar un tanto estas medites, acompañarlas con movimientos, añade expresiones positivas como: atrayente, buena opción, interesante, agradable, de calidad, buen estado.

Mas lo bueno viene en este momento, desliza entre esas expresiones positivas las negativas, con exactamente la misma naturalidad que hiciste con las positivas, en voz alta, y de manera que no solo afirmas lo negativo y sino más bien también lo positivo. 

Mas por más que creas que no es cierto, a la gente no les agrada percibir decir «No», no están familiarizados a que la gente les comenten no. En el momento en que alguien escucha no, procuran de manera instintiva mudar eso por un sí, es como un acto reflejo, realmente pocas personas saben supervisar este aspecto, y en el final son enormes negociadores.

Es oír un no en tus medites en voz alta y la otra sección instantaneamente intentará hacerte voltear de pensamiento a fin de que sea un sí, por norma general cambiando el boceto del contrato o bien acuerdo que ibas a firmar.

En ocasiones no sucede sobre la marcha, mas si dejas la negociación a medias con esas medites negativas, es realmente posible que en un corto periodo de tiempo la tora parte te llame y admita mudar la iniciativa en concordancia.

El poder del «No» es bastante más fuerte que el del «Si».

Sueltas oraciones como: «Mas no me persuade….», «No veo esto en mi casa…» , « pienso que a mí esto no me queda bien», etc.

4.- Cuenta una historia real

Es sustancial que la otra persona empatice lo máximo viable contigo, y cuando ahora hizo las medites en voz alta y la otra persona intentó arreglar todos tus «No», da un paso más y cuenta una historia real tuya donde hayas estado cerca de la desaparición o bien correr un enorme riesgo.

Es fácil soltarlo en la negociación, empezando con: «esto me recuerda a aquella vez en que se encontraba…».

Cuenta una historia tuya que cree la máxima empatía viable con la otra sección, que deba ver con el objeto del acuerdo, así sea una vivienda, vehítrasero, objeto, etc.

Si bien no lo parezca, contar cosas personales provoca que las otra gente te vena como más frágil, pero fácil de torcer, por lo cual si todavía seguía con la guarda en prominente, la bajará terminantemente, logrando seguramente los 2 estéis ahora a exactamente la misma altura.

Comunmente en reunión para firmar un convenio o bien contrato, siempre hay uno que se estima que tiene dominada la situación, y que se ego es el que le hará firmar el acuerdo que el desea. De ahí que hay que baja al lote de lo personal, arrimar lo máximo viable la negociación a personas normales, sin caer en la camadería, porque eso no sirve, tu no te haces amigo de la otra sección, mas si logrando que las dos se vena por igual.

Si ves que contar una historia real tuya de situación extrema es imposible, puedes recurrir a la de un familiar próximo, mas que no sean historias de gracietas o bien entretenidas, hay que alzar sentimientos mas siempre de padecimiento y lástima.  

5.- Se el Rey del Silencio

Y por último conviértete en el Rey del silencio, súbitamente has perdido la lengua.

Del mismo modo que el «No», a la multitud no le agradan los silencios, y más en estos momentos donde todo debe ser rásolicito y ahora.

Cuando hicimos todos y cada uno de los pasos precedentes, cambia de ritmo, empieza a reflexionar y ver el contrato, acuerdo o bien objeto. Extiende el tiempo de estudio y análisis mental lo máximo viable.

Comunmente la gente se comienzan a poner inquietas en el momento en que pasa bastante rato sin decir nada, y para romper este silencio acostumbran asistir a llevar a cabo una optimización del acuerdo. ¿Por qué sucede esto?

Es sencillísimo, en el momento en que pasa un largo tiempo en silencio la otra persona considera que te marchas a echar para atrás en el acuerdo, que no deseas firmar, y que son estas inquietudes las que hacen estar en silencio, por que si lo tuvieses claro habrías dado el «Si» muy rásolicito.

Si bien te encante el contrato, ¡cállate un largo tiempo!. Comunmente un individuo negocia un convenio con numerosos escenarios de exigencia tanto en dinero como en condiciones, si te sostienes mudo un largo tiempo, sin decir nada, la otra persona comunmente romperá este silencio bajando un nivel en sus demandas.

Es extraño que no caiga en este juego, porque siempre se asiste, por poner un ejemplo, con numerosos tramos de costes, hasta un mínimo, y si estás mudo bastante rato, posiblemente baje el valor inicial.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Popular